Transportar un tema es llevarlo a cualquiera de las once tonalidades restantes, conservando exactamente su sonoridad, pero en un registro más alto o más bajo. Esto significa que hay que mantener la relación de distancias entre las notas originales y las que se obtienen en el transporte.

El transporte puede necesitar hacerse por varios motivos:

- Para que un cantante pueda hacer el tema en la tonalidad que le corresponde a su registro.


- Para facilitar la ejecución de algún instrumento.



Hay instrumentos que se denominan transpositores. Su afinación es diferente, por ejemplo, a la del piano o de la guitarra. Un saxo tenor está afinado en Si b , y si tuviera que leer una partitura de piano, tendría que hacerle un trasporte mental de un tono arriba a todo el tema, para luego poder tocarlo. Como no en todos los casos la práctica o la dificultad les permite hacerlo instantáneamente, tienen que efectuar previamente el transporte.





TRANSPORTE POR INTERVALOS

Cada nota se transporta según el intervalo que separa la tonalidad original de la nueva. Por ejemplo: tenemos que transportar un tema que está en C mayor, a E mayor. La distancia que separa ambas tónicas es una tercera mayor ascendente (ver intervalos en NIVEL V). Todas las notas entonces van a ser transportadas una tercera mayor arriba, cuidando que las alteraciones accidentales conserven también la relación de distancia.

Este sistema sirve tanto para la melodía como para la armonía, pero desde el punto de vista práctico es un tanto lento.

 
Transporte

Qué pasa con las alteraciones accidentales?

En el caso de que haya alteraciones accidentales, tenemos que analizar si asciende o desciende el grado de la escala. En el primer caso le agregamos un "#" al número equivalente a la nota, y en el segundo, un "b ". Esto no significa que las alteraciones accidentales que ascienden son siempre sostenidos, o las que descienden bemoles. Si aparece un becuadro, habrá que ver si está ascendiendo o descendiendo el grado de la escala.

TRANSPORTE MELÓDICO A TRAVÉS DE LAS NOTAS COMO GRADOS DE LA ESCALA

Para utilizar este tipo de método, tenemos que ponerle a cada nota de la melodía, el número correspondiente al grado que ocupa en la escala o tinalidad original, sin importar el intervalo que forman con la tónica, o con la nueva tonalidad. Una vez que sabemos qué intervalo separa la tonalidad original de la nueva, colocamos la nueva armadura de clave y hacemos el transporte siguiendo los grados que tenemos en el trozo original.

El tema está compuesto sobre un campo armónico menor natural (ver campo armónico menor en NIVEL VII). El B7 es el único acorde que tiene estructura de dominante, y resuelve una quinta justa abajo; pero también es un grado diatónico de la menor natural, y por consiguiente, se le coloca el número romano correspondiente.


El transporte se hizo una tercera menor arriba.

TRANSPORTE DE LA SECUENCIA ARMÓNICA

Este transporte se utiliza sobre las bases armónicas de los temas. Se basa en el análisis de la secuencia en su tonalidad original. Esto significa que tendremos que poner los números romanos correspondientes a cada grado, diatónico y no diatónico. En la nueva tonalidad, se siguen los grados, sin ser vistos como intervalos de los acordes originales, sino como acordes funcionales. Vimos este tipo de transporte dentro de otro tema del curso de música. En el NIVEL VI, en campo armónico mayor se puso como ejemplo la secuencia de "Let it be", con su correspondiente análisis armónico, y luego con un transporte realizado desde los números romanos de los grados a otros tonos.


La secuencia elegida es la del tema "And I love her" de The Beatles (estrofa). La tonalidad original es C#m.

en fakiro.com
Música http://musica.fakiro.comshapeimage_3_link_0