Rearmonizar significa hacer cambios en la base armónica de un tema, y lo podemos hacer agregando, sustituyendo o sacando acordes de la armonía original.

Esta es una técnica muy usada como recurso de arreglo, pero tengamos en cuenta que, de aplicarla, estaríamos modificando el tema original. La rearmonización apunta exclusivamente a la base armónica, y se puede emplear para obtener diferentes resultados, que dependerán del sistema que se use para rearmonizar. El arreglador es el que decide cómo hacer la rearmonización, y el que elige una técnica o la combinación de varias.

El cambio sólo puede estar condicionado por las notas de la melodía, que a veces pueden chocar con el acorde que elegimos para rearmonizarla. En ese caso, antes de descartar el nuevo acorde, hay que evaluar si nos gusta más mantenernos en la melodía original, o rearmonizar el pasaje, con lo cual tendremos que cambiar una o varias notas de la melodía.

Vamos a definir cada sistema de rearmonización según el tipo de acorde que se use.



REARMONIZACIÓN A TRAVÉS DE ACORDES DIATÓNICOS CON LA MISMA FUNCIÓN ARMÓNICA


En este sistema de rearmonización se reemplazan o se agregan ACORDES DIATÓNICOS dentro de las mismas funciones armónicas (ver funciones armónicas y sustitutas en NIVEL VI y NIVEL VII). Cambia el color del tema, pero mantiene las estructuras básicas de las tres funciones principales, y en el caso de que haya cadencias (ver cadencias en NIVEL VI y NIVEL VII), quedan con el mismo movimiento.


Sin analizar el tema como tal, ya vimos este tipo de rearmonización en el NIVEL VI. Dentro de las funciones sustitutas se puso de ejemplo "Let it be" con sustitución de acordes con la misma función armónica.


Un buen sistema de trabajo, como vemos en todos los ejemplos, es marcar las funciones principales y sustitutas, y las cadencias. De esta forma se comparan los resultados de las dos versiones.

 
Rearmonización

CADENCIA N° 1: la primer cadencia es la misma en las dos versiones, pero en la rearmonización se llega al V grado a través del sustituto tritonal, creando una nueva sonoridad que produce la atracción al dominante.


CADENCIA N° 2: es la cadencia que más difiere con la original. El subdominante mayor se cambió por el IVm7 y se utilizó el b IIMaj7 de intercambio modal (ver NIVEL IX) con función subdominante menor, dentro del mismo compás, con lo cual la cadencia se transformó en subdominante alterada (ver este tipo de cadencias en NIVEL VI).


CADENCIA N° 3: la última cadencia es igual a la original, pero con las funciones invertidas: en la original vimos dominante - subdominante - tónica, y en la rearmonización subdominante - dominante - tónica (que es la combinación más usada).

ANÁLISIS DE LA REARMONIZACIÓN

En el ejemplo no se incluyeron ni IIm relativos, ni dominantes secundarios y sustitutos tritonales por extensión (ver estos temas en NIVEL VIII). No se usó tampoco la técnica de pedal. Se armó una secuencia corta de "Let it be", como en los anteriores ejemplos, pero es la que más se aleja de la versión original, a pesar de que no incluye todos los tipos de acordes de esta rearmonización. El estilo del tema cambia totalmente, producto de los colores de la nueva armonía. De tener funciones principales o sustitutas (ver NIVEL VI) creando una base sencilla pero muy estable, pasamos a tener más tensión por la inclusión de los acordes dominantes (susV/V y V/IV), y una sonoridad muy diferente por los acordes de intercambio modal.







CADENCIAS

Las cadencias, están ubicadas en los mismos lugares que en la versión original, pero con algunas variantes.

ANÁLISIS DE LA REARMONIZACIÓN


CADENCIA N° 1: aquí hay un cambio de lugar de cadencias: la N° 3 de la versión original, se colocó como N° 1 en la rearmonización.

CADENCIA N° 2: en esta cadencia hay un cambio de funciones: en la versión original, la cadencia es subdominante y en la rearmonización, dominante. Dentro del compás se incluyó el Csus4 para que soportara mejor el fa de la melodía; para ir al F, se pasó por C7 para generar más tensión.

CADENCIA N° 3: en la N° 3 se sustituyó uno de los grados con respecto a la original, con lo cual se generó una cadencia con sustitución.

En ninguno de los tres casos se utilizó el agregado de cadencias ya en la versión original estaban presentes.




REARMONIZACIÓN AGREGANDO ACORDES NO DIATÓNICOS


Los acordes no diatónicos pueden ser:

- Dominantes secundarios, extendidos o sustitutos tritonales (ver NIVEL VIII): potencian la llegada a los grados en los que resuelven.


- II menores relativos (IIm7 relativos o IIm7(b 5) relativos modales) (ver NIVEL VIII): crean situaciones cadenciales auditivas que enriquecen y suavizan las tensiones de los dominantes.


- Acordes de intercambio modal (ver NIVEL IX): son los que más varían la sonoridad de los temas, y también funcionan como cadencias si se dirigen hacia la tónica.


- Acordes disminuídos (de paso ascendente, descendente o auxiliares) (ver NIVEL VIII)


- Técnica de pedal


Esta última técnica de rearmonización es la que más posibilidades nos proporciona por la variedad de recursos y funciones armónicas, pero es la más difícil de aplicar. Al principio, es común sobrecargar la rearmonización por poner la mayor cantidad de acordes en práctica. No olvidemos que aunque estemos ejercitando o haciendo un arreglo, no debemos abusar de ninguna técnica para conservar el equilibrio.


En este tipo de rearmonización hay demasiados acordes disponibles, y es bastante fácil querer aplicarlos todos al mismo tiempo. Se puede comenzar por rearmonizar primero con dominantes secundarios (ver NIVEL VIII), y después por el resto de las armonías, en el mismo orden en que se enumeraron más arriba, aplicándolas de a una a la vez. El último paso sería mezclarlas entre sí.


Una buena ejercitación es tomar temas que ya estén escritos con acordes de varias áreas armónicas, hacer el análisis correspondiente, y tratar de simplificar la armonía, llevándola a las tres funciones principales: tónica, subdominante y dominante (ver funciones armónicas en NIVEL VI y NIVEL VII). Pensemos que cada acorde de cualquiera de las áreas que se estudiaron, tiene una de las tres funciones armónicas, inclusive los que no se analizan dentro de las cadencias, como IIm relativos, acordes disminuidos, etc. (ver NIVEL VIII).

El cuadro establece una nueva comparación con la versión original de "Let it be", con la nueva estructura de cadencias. Son tres, igual que en la original, pero con otros resultados:

ANÁLISIS DE LA REARMONIZACIÓN

A simple vista se ve el aumento en la variedad de cadencias (ver cadencias en NIVEL VI). Como los grados de un campo armónico mayor alternan sus funciones entre sí, hay un enlace permanente entre distintos tipos de cadencias.

El paso por grados conjuntos se hizo donde la distancia entre los acordes lo permitía. En esta técnica es interesante el resultado que se obtiene al mover los acordes por movimiento contrario con respecto a la melodía, pero no siempre se puede.





CADENCIAS

CADENCIA N° 1: dominante auténtica con sustitución de V por VII

CADENCIA N° 2: dominante rota

CADENCIA N° 3: compuesta rota

CADENCIA N° 4: subdominante auténtica con sustitución de IV por II

REARMONIZACIÓN A TRAVÉS DE LA SUSTITUCIÓN DE CADENCIAS

Dentro de la rearmonización, se puede jugar con las situaciones cadenciales de diferentes formas (ver cadencias en NIVEL VI). Después de haber analizado armónicamente el tema, y de tener ubicadas las cadencias, se pueden probar tres cosas básicamente:


- Sustituir alguno de los grados, transformando cadencias auténticas en rotas, o en cadencias con sustitución, y esto incluye la posibilidad de incluir los acordes de intercambio modal (ver NIVEL IX).


- Cambiar cadencias de lugar, con lo cual puede ponerse una cadencia subdominante en el lugar de una dominante, o una dominante en el lugar de una compuesta. En este caso, la sustitución de cadencias está sujeta a la melodía.


- Crear cadencias donde no las hay, situación que puede generar un interés de tensión - resolución donde nunca hubo.


Esta técnica es parecida a la rearmonización a través de acordes diatónicos con la misma función armónica, pero se aplica exclusivamente a las cadencias, y no tienen que ser grados sustitutos de los originales. Cuando cambiamos una cadencia subdominante por una dominante, estamos modificando las funciones armónicas. El resultado que se obtiene puede ser el aumento de la tensión, el cambio de sonoridad sobre las cadencias originales, y más fuerza de atracción a resolver en lugares en donde no hay.

Como los acordes alternan las funciones, en este tipo de rearmonización se van a agregar cadencias (ver cadencias en NIVEL VI), con lo que se obtendrá un movimiento permanente de tensión - resolución. También hay un movimiento paralelo entre las voces de los acordes que se suceden por orden conjunto, que genera atracción entre ellos.

La comparación de cada versión se va a realizar siempre con la original que se incluyó en la primer técnica de rearmonización.

REARMONIZACIÓN CON EL AGREGADO DE ACORDES DIATÓNICOS POR GRADO CONJUNTO ASCENDENTE O DESCENDENTE


Esta técnica agrega acordes diatónicos entre dos armonías originales, sucedidos por grado conjunto ascendente o descendente, y mientras la distancia de los dos acordes lo permita. Los acordes que agregamos no siempre van a tener la misma función armónica del acorde que completa el compás original.


Comparemos los acordes de un campo armónico mayor.

En este caso, la rearmonización se realizó agregando y reemplazando acordes, pero puede optarse por una cosa o por la otra en forma individual. Las tres cadencias marcadas (ver cadencias en NIVEL VI) mantienen el mismo movimiento, tanto en la versión original como en la rearmonización, por eso se estableció un cuadro comparativo. Las variantes que se obtendrán, dentro del mismo tipo de cadencias, pueden ser entre auténticas y rotas, o cadencias con sustituciones.

en fakiro.com
Música http://musica.fakiro.comshapeimage_3_link_0