Son unos signos que se colocan a la izquierda de las notas y modifican su altura.

Las alteraciones con cinco:

 
Alteraciones

El sostenido le sube a la nota un semitono.

El doble sostenido le sube dos semitonos (o un tono).

El bemol le baja un semitono.

El doble bemol le baja dos semitonos (o un tono).

El becuadro mantiene a la nota en su estado natural, o sirve para anular alteraciones anteriores.

En algunos casos, las dobles alteraciones hacen que en la práctica, al subir dos semitonos, estemos en la nota siguiente. Por ejemplo, DO DOBLE SOSTENIDO sería en realidad la nota RE, RE DOBLE SOSTENIDO sería MI, FA DOBLE SOSTENIDO sería SOL, SOL DOBLE SOSTENIDO sería LA y LA DOBLE SOSTENIDO sería SI. Lo mismo ocurre con el doble bemol. Un RE DOBLE BEMOL sería un DO. No se escribe directamente la nota que se toca en realidad, por reglas de armonía y tonalidad. Pero en muchos casos el que escribe la partitura, por una cuestión de practicidad, omite estas reglas y escribe la nota que se debería tocar, lo cual facilita la lectura. En el caso del becuadro, sirve para descender un sostenido, o para ascender un bemol, es decir para volver la nota a natural. Si está después de una doble alteración, sólo anula una de ellas. Por ejemplo, un becuadro para un MI que venía de un DOBLE BEMOL, hace que quede un MI BEMOL simple.

en fakiro.com
Música http://musica.fakiro.comshapeimage_3_link_0